CASA DESOLADA

Título: 
Casa Desolada
Autor: Charles Dickens
Traducción: José Luis Crespo Fernández
Idioma original: Inglés
Editorial: Montesinos
Año de publicación/edición: 1853/2018
Páginas: 773

Sinopsis:
En un Londres neblinoso y enfangado, un pleito se eterniza en el decadente Tribunal de la Cancillería. La anquilosada maquinaria judicial asiste al paso de generaciones, al enloquecimiento de algunos querellantes, al enmohecimiento de las posesiones y a la ruina material o espiritual de incontables individuos con una impasibilidad que llega a lo cruel. Esther Summerson, Ada Clare y Richard Carstone serán los jóvenes que, junto a su bienhechor John Jarndyce, habrán de ver el final de tan absurda acción jurídica. Pero antes de alcanzar esta resolución sucederán numerosas y dispares aventuras: de lo cómico a lo trágico pasando por lo melodramático y lo policíaco, un universo de singulares personajes iniciarán y entrecruzarán sus trayectorias, crecerán y, en algunos casos, morirán en el seno de este mundo jerarquizado y monstruoso.

Casa Desolada alterna el humor y la gravedad gracias a un Dickens que logra en estas páginas momentos inolvidables. Los juegos y las trampas de la intriga policial garantizan una enfebrecida lectura repleta de sobresaltos y sorpresas. Como acertadamente subrayó Vladimir Nabokov, en unas páginas entusiásticas, "todo lo que tenéis que hacer al leer Casa Desolada es relajaros y dejar que sea vuestra espina dorsal la que domine". 

Opinión:  
Voy sumando libros leídos de Dickens y en esta ocasión le ha tocado el turno a su Casa Desolada, la cual me ha dejado muy buenas sensaciones. Se trata de una obra extensa pero que, a diferencia de otras que he leído suyas, no me ha dejado de interesar en ningún momento ni se me ha hecho interminable (como me pasó con Nicholas Nickleby, reseña aquí). Que podría haberse resuelto en menos páginas, sí, pero no hay que perder de vista que se trata de otra publicación por entregas y es normal este tipo de extensión y de alargar un poco más de la cuenta. Para sorpresa y alivio mío, esta vez no me ha supuesto ningún problema y de todas las leídas diría que, por ahora, esta se coloca arriba del pódium dickensiano.

En esta novela, Dickens utiliza dos tipos de narradores: uno en primera persona, a través de la voz de Esther Summerson, una jovencita criada por su tía y a la sombra, sin conocer sus verdaderos orígenes; y otro omnisciente, que nos permite salirnos de la perspectiva de Esther y aumentar nuestro conocimiento sobre la trama y demás personajes. En Casa Desolada conocemos de primera mano un pleito interminable, el «Jarndyce y Jarndyce», un caso de herencia que lleva años y años sin cerrarse dejando en su camino a muchas personas afectadas. John Jarndyce, un hombre pudiente y el propietario de Casa Desolada, está relacionado con este pleito, así como sus primos y pupilos Richard Carstone y Ada Clare. Esther Summerson se cruza con ellos, al ser acogida por John, y los cuatro compartirán una convivencia en Casa Desolada que los unirá de por vida. Nos acercaremos a la vida de estos cuatro personajes, a las relaciones tan especiales que entablan e iremos descubriendo los entresijos del turbio nacimiento de Esther, pero no solo profundizaremos en ellos... Dickens abre un extensísimo abanico de figuras que nos va presentando y que acabarán todas relacionándose de alguna forma, y también de ellos surgirán una multitud de subtramas. Tenemos a Sir Leicester Dedlock, a la misteriosa Lady Dedlock  y al abogado Mr. Tulkinghorn; al infantil, irritante e inmoral Harold Skimpole; a la filantrópica y peculiar Mrs. Jellyby y a toda su plebe; a Mr. Bucket, un detective astuto e imparable; a Allan Woodcourt, un joven médico que ayudará en lo que pueda y que pondrá sus ojos y su corazón en cierta joven; a Mr. George y su historia del hijo pródigo; al viejo Mr. Smalweed, avaro prestamista obsesionado con la riqueza, con manipular para conseguir beneficio propio y con tirarle cosas a su esposa para que se calle... y tantos otros, que harán de la novela una intrincada red de personajes e historias que, en mi opinión, está muy bien entretejida por el autor. 

Como he mencionado, hay dos tipos de narradores que se van intercalando, algo que me ha gustado. Los distintos personajes van relacionándose y, aunque pueda saturar un poco la enorme cantidad de ellos, cada uno acoge su lugar con sentido dentro de la trama completa. Puedes perderte en la lista de personajes que aparecen, pero están bien caracterizados y eso ayuda a que cuando vuelven a aparecer te viene a le mente de quién se trataba. Personajes muy variados, bien perfilados, algunos caricaturescos y extremos (los muy malos y los muy buenos) como siempre suelo ver en los personajes de Dickens; pero también, como siempre, aquellos grises con sus más y sus menos, que van creciendo y desarrollándose (estos son mis preferidos). También me gusta cómo acoge a los más caricaturescos o excéntricos para, en parte, mostrar o hacer una crítica a diferentes prototipos de personas o grupos sociales con ellos. 

Una trama muy centrada en denunciar al sistema judicial inglés del momento. El autor hace una fuerte crítica al Tribunal Supremo de Justicia (Cancillería), a su lento y nefasto funcionamiento, a sus funcionarios irresponsables y fríos, a su abuso de poder y negligencia; lo presenta como un organismo que en lugar de resolver los litigios, administrando justicia y ayudando a preservar los derechos de los ciudadanos, lo único que consigue es la desgracia y la ruina de los inocentes implicados en los pleitos, desesperados por las resoluciones que nunca llegan. Todo también rodeado de la prole de abogados que se encargaban de dar esperanzas y cobrar a estos pobres implicados por conseguir avances —que pocas veces conseguían— en sus casos... Pero no solo se muestra esta realidad penosa, también nos lleva a la pobreza y a los barrios insalubres donde vivían de forma miserable muchísimas personas; se dejan ver asuntos políticos, la ridiculez de la aristocracia y los antiguos caballeros, e incluso, también habla de la incoherencia del activismo filantrópico obsesionado con mirar hacia lugares lejanos cuando se tenían abandonados los propios y los cercanos. En fin, una novela donde podemos ver diversos temas, costumbrismo social y realidades del momento y para los que disfrutamos de ello resulta interesante (al menos a mí me lo ha resultado). 

Destaco el buen cierre. En otras novelas extensas de Dickens me ha ocurrido que al llegar a la parte final o decaía para mí por considerar que se alargaba tanto que veía que la obra se eternizaba, o bien, la resolución de la misma no me terminaba de convencer, y esta vez me ha gustado mucho, tanto cómo cierra la trama principal y las subtramas así como el momento en el que lo hace. Aunque se puede apreciar que está publicada por entregas, no se me ha hecho eterna y es algo que siempre temo al ponerme con un Dickens. En todo momento la he leído con interés, atrapada por la diversidad de historias y de personajes que me han parecido excelentemente construidos. Hay algo de sentimentalismo, cosa que no me extraña, pero mucho más llevadero para mí que en otras de sus novelas y el humor e ironía de Dickens, con el que disfruto mucho, también está. Un plus que le veo a esta obra es que en ella encontramos un poquito de todo: tenemos crítica social y realidad, amor, drama, sorpresas, momentos de acción, de misterio y asesinatos que requieren y ponen en marcha pasajes detectivescos... Me ha resultado bastante completita. 

Lo que sí señalaría es que creo que es una obra de esas para ponerse con ella y no dejarla aparcada, si no eres de libros extensos pues quizás no es para ti. Lo digo porque, al tener tantos personajes y subtramas que se van sumando a la principal, si se deja algo de lado, al regresar podría ser farragoso retomar el hilo y recordar bien a las distintas figuras. Al comenzar a leerlo lo estaba compaginando con otras lecturas y durante unos días lo dejé algo aparcado, al volver a él me costó un pelín enganchar de nuevo y por eso lo comento, luego no he tenido problema alguno al leerlo más de corrido. 

Y sin más, animo a descubrir Casa Desolada; si te gusta Dickens, creo que en esta obra encontrarás una buena novela dickensiana que disfrutarás de principio a fin; y si aún no te has estrenado con él y eres del gusto de libros extensos y clásicos, este podría ser una buena opción. 

¡Este es el Tribunal Supremo! Tiene casas ruinosas y tierras yermas en todos los condados; tiene locos macilentos en todos los manicomios; tiene muertos en todos los cementerios; tiene a sus querellantes arruinados, pidiendo dinero prestado o limosna, uno tras otro, a todos sus conocidos; da al económicamente poderoso abundantes medios para que haga desistir por agotamiento al que tiene la razón; consume los ahorros, la paciencia y la esperanza; aniquila el cerebro y destroza el corazón de tal manera que no existe, entre quienes lo frecuentan, un hombre honrado que no hiciera —y que frecuentemente no haga— esta advertencia: ¡Soportad cualquier perjuicio que se os cause antes de venir aquí! 
 

Comentarios

  1. Hola!! Tiene muy buena pinta esta novela, me llevo bien anotada tu recomendación. ¡Gran reseña y gracias por el descubrimiento de esta edición! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, pues espero que si te animas con este Dickens también te merezca la pena. Es extenso como comento, pero si te gusta su estilo o ya estas hecha a libros largos, pues dale la oportunidad :D Ya contarás si lo lees. Gracias a ti por pasarte por aquí... Un abrazo, Ana.

      Eliminar
  2. Conocía el título de la novela de Dickens, pero no tenía mucha idea de lo que trataba, pero tras leer tu reseña, la apunto. me encantará ver a Dickens metido en una trama que tiene su parte de intriga policial. Junto a Historia de dos ciudades y Grandes esperanzas, será otro de los títulos de Dickens que me planteo leer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosa. La verdad es que, de lo que llevo leído de Dickens y como comento en la reseña, es esta la que más me ha convencido, seguida de Oliver Twist, pero claro, me queda tanto por leer de él (y obras tan reconocidas) que todavía no puedo comparar con otras obras suyas aparte de las leídas. Pero creo que, como mínimo, se le puede dar una oportunidad así que me alegra que la tengas en cuenta. Grandes esperanzas será lo siguiente que lea del autor, a ver qué tal, y la de Historia de dos ciudades también me gustaría leerla en el futuro. En fin, muchos Dickens interesantes. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Hola María, pues mira, no sabía por cuál seguir con Dickens, después de leer a David Copperfield, porque con eso de que es extiende un montón me da pereza... Pero me ha gustado todo lo que has contado de esta y que además tenga también un poquito de trama detectivesca. Así que sí, este será mi próximo Dickens, otra cosa es cuándo me ponga con él,jeje...
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David Copperfield la tengo pendientísima, no sé si este año caerá (porque ya tengo esperando a Grandes esperanzas en la estantería) pero diría que para el siguiente, ¡seguro! Esta también es extensa, puede ser un obstáculo, pero sí, como comento en esta ocasión no se me ha hecho interminable como en otras de sus novelas leídas. A ver qué te parece a ti si le das la oportunidad, desde luego con ese plus de misterio y detectivesco que acoge se hace más interesante. Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Hola! No he leído Casa Desolada de Charles Dickens. Quizá no me atrae tanto como otras de sus obras. Además sé por experiencia que libros como este tienes que dedicarles toda tu atención por la complejidad de trama y personajes. Me alegra que lo hayas leído y disfrutado. Un besazo, ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Sí, entiendo la reticencia de meterse en Dickens y más cuando son tan largos jeje Más que poner toda tu atención por ser compleja, diría que es leerla de seguido para no perderte o que se te olviden cosas. Quiero decir, que a mí no me resulta complejo de leer Dickens, es verdad que tiene muchos personajes y subtramas, pero no me resulta para nada complejo de leer, es asequible. No obstante, eso, recomendaría leerlo cuando veas que no vas a dejarlo aparcado... porque luego será algo tedioso el retomarlo. De todas formas, mejor irse a las tramas que más te llamen la atención del autor, teniendo tantas se puede elegir :D. Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario