LAS COMADREJAS

Título:
Las Comadrejas 
Autor: Llorenç Villalonga
Traducción: Juan Carlos Gentile Vitale
Idioma original: Mallorquín
Editorial: Ediciones Invisibles
Año de publicación/edición: 1967/2020 
Páginas: 211


Sinopsis:
En Las Comadrejas, los recuerdos infantiles del protagonista chocan con la realidad que se encuentra cuando regresa a Bearn tras estar diez años viviendo fuera de la isla. Todo ha cambiado: ahora un buen contingente de inglesas ricas se han instalado en los hoteles de lujo que han surgido en todas partes. Sin embargo, las temidas Comadrejas, aquellas dos ancianas que tanto miedo le daban cuando él era un niño, siguen ahí, como si el mundo atávico, de brujas y mitos, pudiera aún convivir durante un tiempo con las motos y los transistores.
 
Opinión:
Esta novela está dividida en dos partes, en la primera el narrador nos lleva a su infancia en la que por problemas de salud fue enviado a la zona de montaña donde vivía su abuela. Al poco de llegar y por falta de afinidad con él su abuela lo envía a Bearn, una aldea cercana donde este niño vivirá una serie de años junto a su nodriza y la hija de esta. El tiempo que estuvo allí para él serán los mejores años de su vida: en los que creció medio salvaje recuperando la salud, en compañía de su Colometa y viviendo libre. Nos comparte y nos hace partícipes de sus experiencias en este periodo, un tiempo en el que tuvo como sustituto de padre al herrero del pueblo, el cual se convierte en su ídolo. De entre los habitantes de Bearn hay dos bastante especiales, Las Comadrejas, unas viejas que siempre van de luto, a las que pocos se acercan y que transmiten oscuridad así como fascinación. En cierto momento nuestro jovencito vuelve a casa de sus padres y Bearn y sus vivencias quedan grabadas en su memoria, mediante recuerdos elaborados por su yo de 9 años. 
 
En la segunda parte, ya han pasado diez años desde que se fue de allí y aprovechando unas vacaciones de verano decide hacer una visita a ese Bearn vivo en su cabeza. Lo que allí encuentra no es aquello que él recordaba, el progreso ha llegado: ahora hay un café, motos, ropa cara, neveras y transistores... Lo moderno se hace hueco y busca de forma despiadada que todos suspiren por estar a la última. Bearn ha cambiado, su gente también aunque aún quedan vestigios del Bearn de su memoria: las Comadrejas siguen allí (siendo culpables de todo mal que ocurre en la aldea, según algunos) y nuestro joven -que se siente viejo y acomplejado- se pone al día con la vida de aquellos que conoció de pequeño, recordando a otros que ya no están e intentando darle sentido a algunos misterios sin explicación.
 
Las Comadrejas es una novela estupenda donde Bearn es un personaje más. El autor te sitúa en el escenario perfectamente tanto en la primera parte, durante la infancia del narrador, como en la segunda, en la que regresa al cabo de diez años. No solo está bien presentado el escenario, los personajes están totalmente dibujados; el autor nos presenta con maestría a los distintos habitantes de ese Bearn, los cuales también sufren cambios al cabo de los años. Los roles sociales, las jerarquías, las costumbres y supersticiones de la aldea se dejan ver a la perfección. Observamos los cambios que se producen a causa del progreso y el turismo, cómo "lo moderno" va provocando anhelos y necesidades -realmente innecesarias- en la población, haciendo cada vez más difícil alcanzar la felicidad. Los que antes eran ricos ahora cada vez más endeudados y más empobrecidos; los que antes eran pobres, ahora lo son aún más. Pero lo moderno no ha eliminado del todo las costumbres y creencias en Bearn, todavía queda espacio para las especulaciones y supersticiones de sus vecinos.

En resumen, una historia que me ha atrapado aun sin contar nada extraordinario; narrada de forma especial, con personajes y un escenario muy bien presentados, con cierto drama pero con humor a la vez y con interesantes reflexiones que se desarrollan a lo largo de la novela. La recomiendo sin duda y para terminar, decir que la edición me ha parecido excelente, muy cuidada. Este título forma parte de la colección de Pequeños Placeres de Ediciones Invisibles, os dejo el enlace a su web aquí por si queréis entrar a echar un vistazo, tienen títulos muy atrayentes e interesantes. 

Comentarios

  1. ¡Hola! Muchas veces esos libros que no cuentan nada extraordinario son de por sí extraordinarios por su prosa, o simplemente por contar historias sencillas cotidianas de forma especial y según nos cuentas este es ese tipo de libros, además de su toque de humor que es otro punto a su favor
    Ya solo por la colección de la que forma parte (Pequeños Placeres) te haces una idea de lo que te vas a encontrar dentro. La tendré en cuenta
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marian! sí, diría que está dentro de esa categoría de libros que tienen más peso por cómo cuentan la historia que la historia en sí. A mí me ha gustado, especialmente ese contraste entre lo que él tenía en su recuerdo (esos recuerdos de cuando era niño) y el regresar y ver todo cambiado pero con ciertas cosas que siguen igual jeje. También el peso de algunos habitantes de la aldea en su vida, hay un capítulo que habla de su relación con el herrero que me dejó fascinada... En fin, un libro atrayente. De la colección de pequeños placeres tengo más en mente... :D Un abrazo!

      Eliminar
  2. Hola María, acaba de leerl a reseña en el blof de Las Inquilinas, y ella le aporta más tristeza a la segunda parte. A ella le decía que no me apetecía leer ahora algo triste. Tu reseña es un tanto más entusiasta, pero no sé, me lo tengo que pensar.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! tengo que pasarme por casa de Las inquilinas de Netherfield a leer su reseña! Sí hay cierto drama en la historia pero a mí personalmente no me ha transmitido mucha tristeza (quizás por cómo está contado, no sé), también te prepara un poco previamente entonces no me pilló de sorpresa ciertos acontecimientos, y bueno, creo que todo se cuenta de forma tal que no se regodea demasiado en el drama (aun teniéndolo).
      Se pueden sacar reflexiones interesantes... cómo ante los acontecimientos dramáticos o negativos se tiende a buscar una explicación (alguien tiene que tener la culpa de esas cosas... ¿no?), aunque sea irracional jeje,pero la vida es así, es injusta en muchas ocasiones... No sé, a mí me ha removido, y bueno hay un capítulo (títulado El ídolo) que me maravilló, y ciertos pasajes, que en fin sí, entristecen. Pero en cómputo, no diría que es tristísimo este libro... al menos no del tipo de tener que coger pañuelos, no sé jaja Vaya, esta es mi experiencia, a otra persona quizás la deja rotísima... Un abrazo!!!

      Eliminar
  3. He venido a leer tu reseña con mucha curiosidad porque esta semana todo el mundo habla maravillas de "Las comadrejas" en IG y no sabía a qué atenerme. Me gusta mucho lo que nos cuentas, ese contrapunto entre los recuerdos de infancia del protagonista y su regreso en la segunda parte del libro. Me lo llevo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! la verdad es que en estos días está este libro por todos lados, sí! ejejejej Yo leí su sinopsis en el listado de libros de Masa Crítica de Babelio, me llamó la atención, postule por él y tuve suerte de que me lo concedieron, pero no lo conocía de antes (lógico, ya que es novedad de la editorial jeje). Es un libro curioso de leer la verdad... a mí personalmente me ha gustado y me ha parecido diferente. Si lo lees, espero que te guste a ti también. Un besito!

      Eliminar
  4. ¡Hola otra vez! ^^

    Antes de que se me olvide: me encanta la foto que nos compartes *-* ¡Te ha quedado maravillosa! ^^ Y, de verdad: qué maravilla de ediciones están haciendo con estos Pequeños Placeres *-*
    Me parece una historia muy interesante, sobre todo por el contraste que encuentra el protagonista al volver a ese pueblito :) Estoy segura de que la primera parte es muy entrañable, dulce, con esos puntitos de diversión tan chachis ^^ Es que, jo, pinta muy pero que muy guay *-* Me intrigan muchísimo Las Comadrejas. No sé qué harán esas señoras, pero veo que son casi un símbolo del sitio jajajajajajajaja
    Me alegro de que hayas podido disfrutar tanto de esta pequeña historia :) Si es que, aunque haya sido breve, pinta mejor que mejor, tía *-*
    ¿Hace falta que te diga lo bien que te ha quedado la reseña? ;D
    ¡Un besazo muy pero que MUY grande y feliz sábado, guapísima! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, estos Pequeños Placeres son preciosos jeje y no solo visualmente, la edición está muy cuidada en general. La historia es de esas originales, que se leen estupendamente, y que te hacen conectar con lo que se cuenta, un pequeño placer nunca mejor dicho jeje. Espero que si te animas con él te guste, Las comadrejas son especiales en Bearn y también permiten ver esas creencias y supersticiones bien arraigadas en sus habitantes. Un saludo!!

      Eliminar
  5. Acabo de ver este libro en el blog de Undine y me lo llevo anotadísimo. Me apetece hacer un viaje literario de ese tipo...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver qué te parece, espero que lo disfrutes :D Una historia que se deja leer muy bien y que está contada de manera muy especial. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Buenas Lectora.

    Se ve un libro contado de forma especial, me atrae lo que cuentas sobre el, gracias por el descubrimiento.

    He entrado en la web que enlazas y me llevo otros pequeños placeres anotados.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! me alegro que te haya sido útil mi opinión para conocer este pequeñito placer :D Sin duda, está contado de forma especial. Si lo lees espero que encuentres en él algo similar a lo que hallé yo. En cuanto a los otros pequeños placeres de la editorial no me extraña que te hayas anotado unos pocos, yo los quiero todos!! jejejeje Un saludo!!

      Eliminar

Publicar un comentario