VERA

Título:
Vera
Autora: Elizabeth von Arnim
Traducción: Clàudia Gispert Codina
Idioma original: Inglés
Editorial: Trotalibros 
Año de publicación/edición: 1921/2021
Páginas: 327

Sinopsis:
La joven e inocente Lucy Entwhistle acaba de perder a su padre —hasta el momento, su única compañía— cuando conoce por casualidad al viudo Everard Wemyss. Maduro, atento y caballeroso, Wemyss la protege y la guía como solía hacerlo su padre. Cuando pasados unos días le pide matrimonio, Lucy, confundida y desamparada, acepta. Sin embargo, una sombra creciente empaña su felicidad: el fantasma de Vera, la primera esposa de Wemyss, que falleció en extrañas circunstancias. 
Inspirado en la propia experiencia de la autora y publicado anónimamente en 1921, este clásico del suspense psicológico, indiscutible precedente de Rebecca, de Daphne du Maurier, explora el lado más inquietante y tenebroso del matrimonio. 

Opinión:  
En Vera conocemos a Lucy Entwhistle, una joven que ha vivido toda su vida junto a su padre, muy protegida y cuidada por él, siendo este su único apoyo y compañía. Cuando él muere de forma algo repentina, Lucy queda totalmente en shock y justo en ese momento de perplejidad ante la vida, tras haber pasado únicamente unas horas tras la muerte de su padre, la joven conoce casualmente al señor Wemyss, el cual también está pasando por un mal momento personal debido a un suceso que le ha trastocado su rutina. Ambos encuentran en el otro aquello que necesitaban en ese momento, la relación en pocos días se hace intensa. Wemyss solo quiere ofrecer ayuda y sostén a esa joven indefensa y adorable que lo ha deslumbrado nada más verla; Lucy, desolada por la pérdida de su padre, encuentra seguridad, alivio y consuelo en la figura de este hombre que de la noche a la mañana se ha convertido en alguien esencial en su vida. El enamoramiento se alza y ante una propuesta de matrimonio totalmente acelerada, Lucy no puede más que aceptar aun sabiendo lo precipitado que es todo... Se irán a vivir a The Willows, la casa donde residía el señor Wemyss con su anterior esposa, Vera, muerta en circunstancias algo confusas. Es en esta casa donde Lucy conocerá el rastro de Vera y donde vivirá en sus carnes el lado más oscuro de su querido recién esposo. 

Es difícil hablar de esta obra sin entrar en detalles, y quizás es de esas que es mejor ir sin conocer demasiado de antemano. Te diría que si no quieres saber nada más, pues para aquí y te animo a leerla, ya te adelanto que dudo que te deje indiferente. Continúo para el que quiera seguir leyendo... ¡Menuda historia y qué bien escrita está! La autora nos expone una situación muy dura, terrorífica se podría decir, una situación muy compleja que atrapa a la víctima de tal manera que el salir de ella se hace complicado. De forma muy realista se nos muestra el comienzo de una relación matrimonial tóxica, de maltrato psicológico intenso; el lector ve hacia donde se dirige Lucy y sabe que ella no es consciente de donde se está metiendo, los de su alrededor se percatan y muestran su descontento, pero ¡ay, el enamorado siempre es el último en abrir los ojos! Cuando cae al chocar con algo que le hace replantearse cosas, Lucy se levanta diciendo algo así como: habrá algún motivo que explique esto, no puede ser de otra forma, me quiere y el amor es lo importante. Pero no es verdad, aquello no es amor, aquello es locura, control obsesivo y maltrato, aquello es la entrada a un infierno del que salir estando aislada se le va a hacer imposible. Elizabeth von Arnim nos construye a un potente personaje masculino, de tendencias psicópatas y narcisistas, que ejerce su presión y su control obsesivo sobre esta joven bondadosa de carácter sumiso y recién salida del cascarón por su poca experiencia en la vida, carne de cañón para estas personalidades trastornadas. Nosotros seremos los testigos impotentes de cómo Lucy cae irremediablemente en las garras afiladas de Everard Wemyss... 

La autora narra en tercera persona de una manera que nos introduce de lleno en la cabeza y en la visión de los distintos personajes, se fusiona con ellos y conocemos lo que cada uno siente y piensa como si estuviésemos en su interior, algo que me gusta mucho, nos permite conocer de forma muy real la perspectiva de cada uno, comprendiéndolos muy bien. Muy buena ambientación, muy bien descritos tanto los distintos escenarios, como los personajes y situaciones; destaco las descripciones de las situaciones, mostrando a la perfección esos momentos de tensión gracias a los diálogos (con una buena elección de las palabras, frases, silencios...) y a cómo nos dibuja las expresiones faciales y corporales, transmitiendo al lector esas sensaciones de incredulidad, incomodidad, miedo y angustia. 

Subrayo el inicio y también el final de la novela, no porque no me haya gustado lo central, toda la obra en su conjunto me ha parecido excelente; señalo el inicio porque me parece estupenda la forma en la que nos presenta a los personajes en ese encuentro fortuito, la conexión entre ellos que Wemyss fuerza, las pistas que desde el primer momento se nos van dando con las diversas actitudes de Wemyss y cómo poco a poco se va desvelando la información. Sin prácticamente darme cuenta estaba del todo metida y atrapada por la trama al poco de iniciar. En cuanto al final, decir que me ha parecido magnífico, brutal, escalofriante, impactante, perturbador, te deja con una impotencia en el cuerpo que te dura bastante, te quedas pensando en Lucy y en la gente que sufre situaciones similares a la de ella. Había leído a varios lectores decir que esta obra les había dejado algo a medias, discrepo con ellos; a mí no me ha dejado a medias en absoluto, para mí el final es totalmente cerrado, la cosa solo puede ir en una dirección; no hay necesidad de dar más detalle ya que termina en el punto exacto en el que debe terminar (en mi opinión) y con un beso oscuro, envenenado y premonitorio, uno de los pasajes más inquietantes e impactantes que he leído. 

Lánzate a leer esta obra, pero estate preparado para encontrar algo que te va a remover por dentro, que te va a hacer sentir impotencia e incluso incomprensión, pero donde verás mucha realidad; incluso comprenderás las actuaciones de Wemyss ya que la autora nos deja muy claro cómo funciona su cabeza —que no significa que lo vayas a justificar, no, simplemente digo que entenderás su comportamiento, no puede ser de otra forma por mucho que impacte: tiene una visión totalmente trastornada del mundo y de sí mismo, sin ningún tipo de conciencia ni remordimiento por sus actos y por tanto, tampoco habrá motivación de cambio—. También me ha llamado la atención que aun siendo una historia muy oscura, con ese tinte tan realista, se hace fácil de leer. Además, la autora utiliza cierta ironía, especialmente al mostrarnos a Wemyss, y hay escenas en las que me he tenido que reír (lo he leído en grupo y nos ha pasado a varios lo mismo), y claro, te rompe un poco el esquema ya que el que te rías choca totalmente con lo que en realidad nos está contando, pero hay momentos tan absurdos y tan ridículos (aun con consecuencias dolorosas y que nos muestran la terrible situación de Lucy) que a veces te ríes por el impacto que te produce lo que está ocurriendo. Por último, decir que el papel de Vera es importante pero yo no la llamaría protagonista, no vayas con esa idea, Vera es importantísima en la trama por lo que representa, por la información que nos da sobre el futuro de Lucy, por ello es importante más que porque vayamos a profundizar en su persona. 

En fin, emociones y sensaciones varias las que me ha dejado esta novela que sin duda recomiendo, necesaria también para mostrar una situación no muy alejada de la realidad de muchas personas. Quizás ayude a más de una a abrir los ojos para detectar comportamientos de maltrato y para buscar ayuda externa, o bien para entender mejor situaciones de esta índole. Leedla, si podéis. 

Comentarios

  1. Hola María, qué bien lo has expresado todo. Estoy totalmente de acuerdo contigo, salvo en una cosa, Wemys justo en el momento de conocer a Lucy, en la casa bajo el árbol, ya da indicios de lo que va a ser cuando insiste en contarle a Lucy su historia, imponiéndoselo, sin preocuparse por qué ella está así... Ahí ya se da la primera pista...
    Es una novela escalofriante, la tía es genial y maravillosa.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nitocris.
      Sí, sé a qué momento haces referencia, siento que ahí Lucy igualmente no iba a percatarse demasiado de esto cuando estaba en el shock que estaba y siendo además tan inocente, en el sentido de haber estado toda su vida rodeada de bondad y protección. Luego Wemyss tapa muy bien su interior, ofreciéndole ese apoyo y esa ayuda que tanto ella precisaba en ese momento. En fin, para el lector queda del todo claro lo que hay detrás de Wemyss y donde se está metiendo Lucy, pero veo muy real que ella no se percate tanto como nosotros. Y sí! también me encantó la tía Dot, estupendo personaje!!! Una buena novela :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Esta novela es brutal, coincido contigo. Von Arnim va elevando la tensión, la opresión, la angustia, capítulo a capítulo hasta que el lector cierra el libro con un mal cuerpo tremendo (como tú bien indicas). Es angustiante y terrorífico, sobre todo si piensas que algunas de las situaciones que plantea la autora están "inspiradas" en su vida con el barón Von Arnim. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mónica.
      Exactamente, es que cierras el libro así, pensando en lo que le queda a la pobre Lucy y en esa situación tan angustiosa e impotente también para los seres queridos que la ven desde fuera. Más triste es aún pensar que lo narrado está en cierta forma inspirado en su propia vida, sí, y se aprecia por el realismo que desprenden ciertos pasajes y lo bien construidos que están los personajes. Buenísima autora.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Comparto mucho tus impresiones, Magdalena. Es cierto que es una novela fácil de leer. La autora te coge desde el principio y te va llevando hasta el final con su exquisita prosa y con esa ironía marca de la casa que aligera lo que es una historia muy oscura. Hay escenas terribles y a la vez un tanto esperpénticas, y el trabajo introspectivo que hace von Arnim con Lucy al mostrar cómo se le va cayendo la venda de los ojos pero como a la vez sigue justificando a Wemyss tal vez para en última instancia no tener que enfrentarse con la trampa en que se ha metido es brillante. Y el final de la novela es, efectivamente, magnífico. Esperaba al principio que la novela tuviese más recorrido, pero cuanto más lo pienso más me gusta y más acertado me parece ese terrorífico final.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lorena.
      Así es... buena novela y buenísima autora. Me ha encantado compartir impresiones contigo :D Y entiendo que veas ese final como el más acertado una vez superada la expectativa de encontrar un recorrido más largo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Sin dudas Lo trataré de buscar porque me resulta muy interesante y diferente ya que tampoco lo conocía.
    Gracias😊
    Saludosbuhos! !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Pues si tienes la oportunidad, léelo. Merece mucho la pena, no es de esas historias agradables o disfrutables en el sentido de placentera, pero lo que cuenta te dejará huella y te hará reflexionar seguramente. La autora escribe estupendamente, además.
      Un saludito.

      Eliminar
  5. Hola otra vez:
    En esta ocasión Elizabeth von Arnim nos deja con la boca abierta, no da una puntada sin hilo. Cuando leí las obras de la autora me empapé de su biografía, y así pude vislumbrar cuánto de real y autobiográfico hay en sus novelas. Es muy triste comprobar lo desgraciada que fue la escritora en su vida privada, llegando a la vejez en soledad, pues incluso sus hijos se alejaron de ella. Pese a ello, su narrativa es asombrosa y me encantaría que se tradujeran más obras suyas.

    Un abrazo y enhorabuena por la estupenda reseña!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Ahora que he leído dos obras suyas prácticamente a la vez, me ha entrado curiosidad por su vida. Ciertamente, lo que he leído sobre ella, y seguramente no he profundizado tanto como tú, ya es bastante triste. Una pena, pero al menos nos dejó excelentes obras y, como también dices, me gustaría que tradujesen más para poder leerlas. De momento intentaré hacerme con Elizabeth y su jardín alemán, que está descatalogado y me va a costar la vida encontrarlo jejejej Ojalá saquen más obras suyas, sí. Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Lo terminé hace unos días y me ha parecido magnífico. Me ha gustado más de lo que me esperaba, cosa que no suele ser frecuente cuando ya las expectativas son altas. Qué final más terrorífico. Pobre Vera, nada que ver con Rebecca, y pobre Lucy.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo perfectamente la experiencia, la verdad es que yo también iba un poco "saturada" de tanto verlo pensando que quizás eso me iba a pasar factura, pero ¡qué va! una muy buena lectura y, aunque cuente cosas poco agradables, es muy interesante de leer. El final... ¡madre mía! Yo no he leído Rebecca, sí que he visto su adaptación clásica al cine, y a mí me resulta también muy distinta. Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario